Quixote & p4g.club

Lector

Lee las últimas entradas de Quixote & p4g.club.

por xikufrancesc

Corre corre, que igualmente no vas a llegar a ningún lado.

Primero corre corre todos los días de entre semana y entonces cuando llega el instante de sábado por la tarde o mismo domingo durante el día esto se convierte en un sin sentido y aburrimiento total, al no tener donde correr ni porque correr por nadie y para nadie.

Por lo tanto hay que inventarse algo para estos huecos, horas y turnos en donde bien sea de otra naturaleza diferente pero que sobre todo que no se pierda el ritmo ni tendencia de anteriores días : correr.

¿Pero como es posible que no tenga ninguna razón ni menos una simple pero idiota necesidad de correr aunque sea sin sentido? ¿Como me quito el estrés del interior del cuerpo ahora? ¿Será corriendo más una vez más al aire en una unidad deportiva? ¿Sabrá y tolerará mi cuerpo o mi mente que eso de correr es casi lo mismo que no correr?

A veces, o mejor dicho muchas veces, es un problema el desfase, de descontrol y sobre todo de rutina infalible, que luego también se convierte inviolable e irreprochable que cometen (supongo todos) en sus vidas cíclicamente como crónicamente. Pero uno no puede esperar que lleguen las cosas solas o así por así, se tiene que hacer coincidir, bien a las buenas o a las malas, para poder completar bien la tarea, el deseo o el capricho de alguno de los sujetos.

Y eso no es nada nuevo pues tenemos el eterno ejemplo de como los planetas dan vueltas, incluso casi sin consumir energía alguna, a su respectiva estrella eventual y obviamente a su ritmo. Pero uno piensa en el pinche cometa libre que hace su ruta individual pasando por esos soles, planetas y rutas que no tienen porque coincidir nunca con nada.

¡Pues corre y calla!

 

por sternstaub

El político y tenista en piscina de lona, Sigifredo Sternstaub, creía estar en lo correcto al afirmar que todas las virtudes son meras apariencias. Incluso la humildad es una forma del drama, o dicho de otra manera, “ser humilde requiere una hipocresía expertise”. “Una persona genuinamente humilde es un creído mandado de sí mismo”, anunció al público mientras se negaba a recibir cierto galardón de poca monta, no por humildad, sino a cambio de una buena compensación monetaria.

El hipócrita, que para Sigifredo es un soberbio empedernido, es capaz de ejecer la bondad, la justicia o la belleza valiéndose de una autoestima exagerada, de un exacerbado convencimiento de que sólo uno mismo es capaz de ser así de bueno, así de justo, así de bello. “Hay que saber dárselas”, “Para creídos, aquí el más mejor”, cantaba en sus tangos “El petiso” y “No valés un mango”.

Para la época de la colorida década del pimpollo, Sternstaub, había conseguido no con menor éxito desprenderse de todas sus virtudes, excepto una: la soberbia.

 

por xikufrancesc

Cuando algo es inclasificable.

Pronto o tarde tenía que poner algo sobre una de mis clientas que mas me da de trabajar. Pero es un trabajo bastante curioso y particular sin duda alguna. Es de esos casos en los que criticar es lo peor que puedes hacer, sospecho eternamente que se me presente otra no ocasión sino mejor dicho oportunidad similar y mejor.

Considerar a una empresa en donde todas son empleadas, en donde todas las encargas son damas, y dueña es también otra experimentada dama de honor, no es fácil ni factible para todos los días.

Pero a lo que voy a intentar tratar realmente aquí ahora en un breve texto es esos detalles que creo puedo comenzar a mencionar, obviamente con mucha delicadeza y tacto, si es que lo tengo, para mencionar que datos, que detalles o mejor dicho que punto es el que ellas mas cuidan siempre.

Y la verdad es que no tiene mucha lógica, cuando el trabajo bien mirado es simple, disciplinario, breve, conciso y claro, lo que acabamos haciendo siempre es precisamente lo de siempre : complicar, romper, interrumpir, desclasificar, dudar, sospechar y claro sobre todo al final no terminar bien como debería ser.

Hemos pasado ya por varias encargadas, por varias cajeras y por varios conceptos de proceso venta, atención al cliente, datos o requisitos necesarios y proceso satisfacción al cliente que al final definitivamente lo que mas cuenta no es para nada ni las herramientas, ni el proceso, ni el detalle ni nada; sino la confianza, la sonrisa, la tranquilidad y sobre todo la empatía de cliente o clienta bien agradecidos. Pues saben muy bien que esos minutos que han estado “bajo nuestras manos” lo han percibido de una manera muy intima, personal, casi pasional, humana y muy muy relajante. Lo cual deja sin palabras.

 

por sternstaub

Hace dos años, el poeta e inventor del motín en balsa inflable, Sigifredo Sternstaub, en un ataque de entrenada estupidez emprendía una atrevida azaña. Sigifredo se propuso reescribir toda la obra de Calabria (o Cantabria para Álvarez Thomas) valiéndose únicamente del recurso de su propia memoria.

Sternstaub, como todos sabemos, fue uno de los principales colaboradores en la redacción de los famosos cuadernillos del italiano, por lo que la tarea de retomar lo allí escrito no sería mayor problema excepto por la evidente dificultad de cualquier persona para recordar un texto tan extenso en general y por la de Sternstaub para recordar cosa alguna en particular. Sternstaub posee lo que en el medio científico se conoce como la memoria de lámpara, lo que le ha ganado títulos tales como “volantín”, “cabeza de berenjena” o “viejo choto” entre tantos.

Una vez, Sternstaub pasó dos horas de pie ante la puerta de la casa de quien era su pretendida de aquella juventud. Cuando se le preguntó qué o a quién buscaba se limitó a contestar “no me acuerdo”. En otra oportunidad fue encontrado infraganti con la esposa del duque Lucien de Bernardo, historia cuyo desenlace es de público conocimiento.

El sentido común o quizá una penosa desvergüenza ha sido motivo para muchos de los allegados al poeta, entre ellos quienes componen esta editorial, para intentar que Sigifredo detenga la empresa. Todo esfuerzo ha sido fútil: Sternstaub niega rotundamente haber iniciado proyecto tal (o mejor dicho, no lo recuerda).

Mientras tanto, los dos tomos del nuevo libro de Sigifredo Sternstaub, “Calabria recompuesto: técnicas de fuerza bruta cerebral” ya están a la venta en todas las librerías del país.

 

por xikufrancesc

¡Bromas fuera!

Las bromas no siempre son bienvenidas, hay momentos para cada broma y tú lo sabes. No mencionemos ya los sarcasmos en donde no todo el mundo capta el mensaje claro a la primera. Ya puesto ni a la segunda, pues hay que recuperar el contexto para que dicho sujeto “entienda” lo que se queria decir y no se dijo.

Ser bromista tiene un precio, o mejor dicho unas consecuencias y claro está que no muy buenas. Ser listo para dejar bromas buenas y sutiles requiere muchos puntos, no suspensivos sino bien circunstanciales. Acertar con el tono, enfocarse en el mensaje, ser cauteloso sin ofender, encontrar el vocabulario perfecto, dar con el tono de voz ajustado como un buen orador y sobre todo el mas dificil de todos, ser asertivo en el momento mas y mas preciso que debe de ser, Por que la misma broma en un solo minuto antes o después ya no es nada, ni puto broma y ni puta gracia.

Falla aquí pues muchas veces la empatía sobre lo que son o no son bromas, hay incluso personas que les gusta muy mucho definir, establecer, clasificar y evaluar que si es y que no es broma, como si la cosa no fuera con ellos pero si va por los demás, ¡menuda broma!.

Pero dar bromas es barato, que mierda digo si realmente es gratis y por eso todos lo dan sin pedir, sin necesidad y sin respetar. Se tira de bromas cuando no se sabe de que otra cosa tirar, es un recurso nimio, simple y

Pero por favor cuidese mucho, las bromas son como universos que van y vienen, te tocan o no, te destrozan o no, incluso a veces te acompañan de por vida, una broma que nunca jamás olvidarás, un estado de broma que no soltarás ni renuncuarás ni que te canses mil veces de contar. Pues tú eres esa broma, y no otra cosa, y te gusta, Sabes que te gusta mucho.

Pero recuerda todo tiene un precio dentro de las bromas, y si no preguntaselo al bromas, al bromista del que a veces nadie se rie, pero él si, ese que revierte la forma de broma a un tono ya personal, muy instransferible y muy particular, pero sigue siendolo en el fondo otra broma más, lo siento lo debes de aceptar. Y lo llaman a veces por el guasón, del que ya ni puta broma hace ¿verdad?.

 

por sathariel

Muchas veces me han preguntado cuál es el propósito o meta de la vida. Casi siempre respondo algo diferente, pero lo que más he repetido es que mi último fin no es otro que conocer. Cuando se le pregunta a un sabio, maestro o iluminado normalmente responde con una sarta de incoherencias y sin sentidos. En oriente lo venden como sabiduría. Lee los escritos de un místico, están plagados de contradicciones. Fulcanelli escribió que los Filósofos sólo hablan claramente cuando quieren confundir y alejar a los profanos del sagrado secreto. También está escrito que Jesucristo hablaba a todos en parábolas, excepto a sus discípulos. Tal vez a sus espaldas se reía de ellos, aunque por su personalidad es más probable que esto lo afligiera terriblemente. Unos ríen mientras otros lloran ante la Broma Cósmica, por su parte, escribió Crowley.

Los alquimistas modernos transmutan flores en caricias. Las mismas no son más que alimento para los insectos. Lo mismo vale el sol como Dios, como lámpara, como centro que como acompañante, como falo que fecunda a la fértil madre tierra, como orgullo del gallo o del león. Para los más rígidos nada más que una esfera de plasma, un horno nuclear de inmensa gravedad. Ganas precisión por una parte y la pierdes por otra, pero a todos les gusta vanagloriarse en los triunfos. Y sin embargo nadie ha visto nunca más allá de su nariz.

Cada pequeña partícula contiene la totalidad del Todo. Un electrón puede estar aquí y en cualquier rincón del Universo al mismo tiempo. En el tantrismo tienen un adagio: lo que está aquí está en todas partes y lo que no está aquí en ninguna. Todo rito es vano hasta que uno le da valor. Y toda acción es un rito. El Verbo es Dios.

¿Sigues buscando significado en este rebuscado discurso? No lo hay, sin embargo lo encontrarás. Al igual que todos soy un gran mentiroso.

 

por sternstaub

La Facultad de Letras de la Universidad del Cayal organizó alguna vez la primera y única convención de especialistas en el género de la novela documental. El bien financiado evento contó con la presencia de guionistas de la talla de Brunéi Bardou, Vicente Flores y la actriz Shelley Daqui. Un día antes de la solemne inauguración, llegó noticia de Londres: el esperado “genio del siglo”, John J. Philips, no llegaría. Ante la urgencia de cubrir el hueco en la agenda, la junta directiva invitó al inigualable teórico y carpintero del alma, el Dr. Sigifredo Sternstaub, quien aceptó inmediatamente debido a su aprecio por las suplencias de última hora.

Una tarde (Álvarez Thomas en su Crónica de la Ilustración, la ubicará en “el 3 de febrero”) se acercó a Sternstaub un estudiante que acaba de escribir un ensayo basado en sus propios experimentos sobre la “Técnica Instrospectiva de la Clasificación de los Discos de Jazz (y quizá algunos otros)” – obra más reciente del galán patagónico – con la intención de discutir sus conclusiones con el autor.

Es conocimiento de todos la enorme disposición de Sternstaub hacia la juventud, gracias a la cual “la patira ha alcanzado la virtud y la gloria anhelada por nuestros padres fundadores”. Genuino a sus palabras y aún más a su corazón, Sigifredo miró al prometedor pupilo, le robó la cartera y un salamín (que él mismo le había regalado) y huyó corriendo al grito de “¡Agarrámela!

 

por sathariel

Sin duda las sincronicidades son cuánticas. Están y no están ahí, y solo son hasta que alguien atento las encuentra.

Libro del acertijo

La cálida luz matinal se filtraba tímidamente por la ventana, dando vida a un tenue destello en la línea cromada de la cafetera. Una pequeña ave picoteó un par de veces la ventana, entonó su melodía que fue respondida desde algún lejano árbol. Francisco entra apresurado y se sirve una taza, el ave se retira de su temporal lugar de reposo.

En otra parte un hombre lee un artículo sobre la palabra Pidgin. Queda tan fascinado que remite a sus amigos a este a través de un mensaje.

...Que abrase el miedo con tus sueños, Que sea un guerrero de sangre, Para que nadie te haga daño...

Se escucha en la radio. Francisco bebe su café mientras se abotona la camisa.

Los suaves labios de una joven despiertan a su pareja. Encantado de volver así a la vida sus lenguas danzan haciéndose una. Él la abraza como si quisiera abarcar toda su existencia eternamente. En la espalda desnuda de ella, cerca del hombro, se ve un pequeño tatuaje de un colibrí.

Francisco bebe el último sorbo de su café y se prepara a salir volando al trabajo. Recibe un mensaje justo al momento de cerrar su puerta con llave, mas no lo revisa, es demasiado tarde. La vida sigue su curso indiferente, tan vacía de sentido como siempre.

 

por sathariel

Al inicio era la Nada. Y la Nada se contradijo, entonces se hizo la luz.

Sathariel Mercurius, Libro de los Laberintos.

 

por sternstaub

El filántropo argentino y reconocido amante de la milanesa napolitana, Sigifredo Sternstaub, publicó, en octubre de 1966, un enunciado sobre la Teoría unificadora del comportamiento del drofto en condiciones de homogeneidad acústica. Teoría que lo llevó a la fama y a ganarse un lugar entre la comunidad científica.

Desde aquel momento a la fecha, la vida de miles de personas ha sido impactada por las implicaciones de la Teoría. Sociólogos y pensadores de todo al mundo han concluido una y otra vez que “los aportes de Sternstaub a la filosofía, las matemáticas, la poesía y la cocina peruana nos han hecho una humanidad razonablemente más avanzada y preparada para una felicidad duradera” (rv. Palermo, 1998, ad. 7).

Hoy, 53 años más tarde, se ha demostrado que Sigifredo estaba equivocado.

 

por sternstaub

El año 1952 de nuestra era fue bisiesto. En todos y cada uno de los 366 días de ese año, el podólogo argentino y campeón americano de canto en ducha, Sigifredo Sternstaub, vistió como único calzado un par de ojotas en razón de protesta contra los fabricantes de cordones que “atan a los fabricantes de zapatillas sumiéndolos en la esclavitud de la dependencia”.

En todos y cada uno de los 366 días de ese año, se registraron fuertes nevadas en la localidad patagonica de Bolsaeué, hogar del premiado cantor.

Sigifredo estaba en Miami.

 

por ziggys

Fantasmas.

El peligro no es el fantasma en tanto cosa fea, sino la idea del fantasma, ese pequeño montoncito de fantasías que se acumulan por magnetismo en la imaginación del pobre que encima está más solo y aburrido que una araña.

Por otra parte (la de atrás por ejemplo), andar temiendo espectrales transparencias no es de caballeros. Hay que definir: transparente es un huevo, si no está cocido – ¿y lo amarillo? – lo amarillo es falacia.

Volverse uno mismo un fantasma es fácil. Basta ponerse una mano en el ojo izquierdo y la otra en el ojo derecho y decir “bú”. Ya está. Ahora, volver del estado fantasmagórico al estado de siempre ya es trabajo mayor. Se debe ante todo estar atento al tiempo (que es inexistente cuando se es fantasma). Lo que sigue es básicamente llevar el rastro a otras ilegibles transparencias hasta encontrar la que hace de puente.

Se llega del plano fantasma con ojos vidriosos y migrañas nocturnas. Debe evitarse, pues, la conversión en días viernes y feriados nacionales.

 

por xikufrancesc

Uno de los eternos debates que siempre nos peleamos incluso entre nosotros es saber como, para que, por que y hasta donde puede llegar una red libre.

Si libre, o sea que significa eso de libre porque para empezar comprendo que usted mismo/a querido/a lector/a se siente bien libre de hacer, leer y rechazar cuanto quiera.

Pues exactamente eso sucede, que no. No lo es y lo siento mucho si ya de inicio le/a decepcionamos mucho o poco. Libre es algo más que una simple palabra que signifique tan poco para todos. Ya sabe muy bien que desde el instante de nacimiento de libre nada somos. Nos metemos en una cultura, en una familia, en un idioma, ya ni digo en una herencia genética y moral, sino en todo un show que esperate lo bueno después que se complicará más de mil demonios y las vas a ver bien a solas.

Entonces sin irnos mucho mas lejos tengo la idea, tendencia y teoría que en plano digital, en plano mensajería y sobre todo en plano de redes sociales tan populares de hoy en día tiene las exactamente mismas consecuencias.

Eres y estas programado para que procedas, aplique y sobre todo participes en esas redes en las que está “todo el mundo”, si o si o también por que si. Pero si te sales un poco poquito de esa red pues pasa que todo es raro, pequeño, vacío, e incluso mil veces peor, muy fragmentado, diversificado, sensible, por no decir ya incluso muy radicales. Cosa que hasta parece ser que no invita a nadie entre de buenas maneras porque se las ve venir ya con sus modales, prejuicios y formalidades.

Pues bien señoras y señores, eso es lo que hay. Redes sociales libres que si navegas, lees, o interactuas un poco descubrirás de verdad la esencia sin preámbulos como son las otras redes libres comerciales. Ya sabe usted buen lector/a que cualquier otro medio siempre tiene rasgos muy peculiares y sobre todo el más y más importante de todos pero invisible para infinitas personas : la publicidad. En este caso exactamente estamos hablando de su ausencia total de publicidad.

Una red social libre que no tiene ni una sola publicidad ni nada atractivo, se centra solo en el contenido, contexto y esencia del tema que se quiera desarrollar, al margen de lo que diga o digan siempre las grandes redes obviamente manipuladoras y prejuiciosas.

¿Entiende ahora mejor por que siempre necesitamos algo sin directas ni pasivas influencias? ¿Lo puede mantener por más de cinco minutos? Hágase la prueba.

XikFrancesc

 

por ziggys

No es chat.

O sí, pero podría ser algo más. O será que es cierto que van a otro ritmo que uno no entiende o que apenas es capaz de seguir. Como sea, nunca fui buen bailador, me va más bien la caminata. En eso puedo andar dale que dale mirando arbolitos y pajaritos, y otros andantes (#soloparaentendidos).

Creo se sabe lo que trato de decir. Pues ojalá alguno se sume y capaz sacamos algo. De repente ir contra-corriente está bueno si se anda despacio, que no hay camino decía el poeta, se hace camino al andar.

Andar que no es otra cosa que poner un pie delante del otro y ver qué pasa si es que algo pasa. Y si no, pues hacemos que pase así entre líneas.

Eso sí, este paisaje no me lo pierdo.

 

por xikufrancesc

No hace falta ser sysadmin para darse cuenta de los grandes detalles inseguridad llegan automáticamente en muchos temas, tareas y sobre todo técnicas a la mínima que dejas de dar seguimiento.

Con solo que se ocupe de mantener un espacio, un medio o un canal que participen varias personas a la vez se percatará que pronto o tarde algo, un olvido o un mínimo de confusión genera automáticamente un tráfico inaudito dentro de lo acostumbrado.

Si es que la mente distraída tiene eso, o sobre valora las cosas, o menosprecia que todo llega a malas consecuencias o malos resultados, pero el curioso, chismoso o sobre todo el oportunista que encuentra ese canal, ese medio y sobre todo ese final donde publicar y/o crear nuevos menajes indiferentes : lo hace.

Cosas imperfectas e inevitables de algunos puntuales seres humanus.

 

por ziggys

Razones

Se anda por la vía desnudos de intenciones, de impulsos pequeño-burgueses, de motivos burlescos. Hay razones. A saber, una abeja, un mareo, un oso. Aún así, no quita el sueño ni despeina a los más distraídos. Regresar del viaje y encontrarse con lo viejo que igual parece sorprender. Milagros y luego silencios de tercera y cuarta y hasta quinta fila en teatro lleno.

Se dice de la magia que no se cuenta el secreto misterio que encierra. Pues hay que desmentir: todos gustan de los alfajores rellenos de buen dulce de leche. Hay otras razones. A saber, multitud de abuelitas con corazón de arroz. Hacerse hermano de la mañana para liberar el mecanismo central de la especulación ilógica. Después vendrá el sosiego de la siesta y su calorcito bajo-frazada.

Hay ese contacto pseudo-furtivo, como dragoncito verde esperanza, fueguitos y dedos perversos entreverados. Hay mejores, más íntimas y sensibles razones. Los entendidos no preguntan.